DE CAMPESINO A MAGISTRADO, LA PAX ROMANA


Una inscripción autobiográfica encontrada en Maktar, Túnez, dice ;

"Nací de familia pobre y he vivido del cultivo de mis campos, desde el día en que nací, ni mis tierras ni yo, hemos conocido jamas momento de reposo, después abandone mi pueblo y trabaje por cuenta ajena durante doce años, labrando la tierra bajo el sol abrasador, mas adelante llegue a capataz de una cuadrilla de segadores y dirigí a peones agrícolas durante once años, ahorre el dinero suficiente para comprar una casa y tierras de labor, hoy vivo cómodamente y tras recoger los frutos del trabajo de toda una vida, también he echo carrera en la administración del estado, de humilde campesino he ascendido a magistrado supremo, hombres aprender a vivir honradamente, quien vive sin engañar a los demás, merece vivir colmado de honores".





Fue la primera vez en la historia donde se pudo subir en la escala social, a partir de la nada, como hemos leído en el relato anterior y donde con tesón y trabajo, uno podía amasar una fortuna honradamente.

La Paz romana (en latín, pax romana), llamada también Pax augusta, constituye un largo periodo de paz impuesto por el Imperio romano a los pueblos por él sometidos. La expresión proviene del hecho de que la administración y el sistema legal romanos pacificaron las regiones que anteriormente habían sufrido disputas entre jefes, tribus, reyes o ciudades rivales (por ejemplo, los interminables conflictos entre ciudades griegas o tribus galas).


Tunez, el aceite a roma
El estado de paz se refería sólo al interior de las fronteras del imperio, mientras que se siguió combatiendo a los pueblos de la periferia [germanos], [partos] etc... Fue un periodo de relativa calma, durante el cual no hubo que hacer frente ni a guerras civiles del calibre de las del siglo I a. C. ni a grandes conflictos con potencias extranjeras, como en las Guerras Púnicas (siglos III y II a. C.).

Cesar Augusto
César Augusto cerró las puertas del templo de Jano, que permanecían abiertas en periodos de guerra, cuando creyó haber vencido a cántabros y astures en el año 24 a. C. Realmente esta guerra se prolongaría hasta el 19 a. C., pero se suele aceptar como fecha de inicio de la paz romana el 29 a. C., cuando Augusto declara el fin de las guerras civiles, y su duración hasta la muerte de Marco Aurelio (año 180).

Pax romana, periodo de orden y prosperidad que conoció el Imperio romano bajo la dinastía de los Antoninos (96-192) y, en menor medida, bajo la de los Severos (193-235). Marcó la edad de oro de Occidente y el despertar de Oriente.

Las fronteras del Imperio tuvieron su máxima extensión en el siglo II. Los romanos dominaban así buena parte de la Europa actual, la totalidad de la cuenca mediterránea, incluido todo el norte de África, Palestina y Siria, prolongando su poder al noreste por Mesopotamia y Asiria hasta el Éufrates, Asia Menor y Armenia. En el plano institucional, fue un periodo de equilibrio. El poder absoluto de los emperadores se ejerció con moderación. La seguridad de las vías de comunicación favoreció el comercio. Esta prosperidad económica se vio en las ciudades, que se embellecieron y asentaron en detrimento del campo como centros de romanización y de cultura.

Marco Aurelio, con el acabo la pax romana

La Pax Romana (en castellano, ‘paz romana’) fue en realidad una paz armada, porque los emperadores conservaron las fronteras del Imperio gracias a las espadas. Las invasiones (germanas al norte y persas al este) pusieron fin a la ‘paz romana’ en el siglo III.


Hasta 40.000 espectadores se podian acomodar en el djem


Volviendo a Túnez, este durante el Imperio, abastecía las 3/4 partes del aceite que se consumía en Roma, largos campos de olivos, se extendían por lo que hoy día es solo desierto.

Casi uso exclusivo para el combate entre gladiadores

Este periodo de prosperidad para la región, se hace bien patente, contemplando lo que es la mayor estructura romana fuera de Italia, el Anfiteatro de El Djem, con alojo para 40.000 espectadores y solo superados por el famoso Flavio de Roma y el de Capua, donde peleo Espartaco, que en la seria reciente de spartacus blood and sand, podemos ver.

1 Comment:

La Dame Masquée dijo...

Muy bien por la pax romana, monsieur, que no todo ha de ser combatir. Tambien queremos tiempo para el circo y las carreras y demas jolgorios, que en Roma nunca faltan, pero con los ejercitos lejos no es lo mismo.
Hora era ya de que esos cantabros y astures que Jupiter confunda dieran su brazo a torcer!

(Bueno, bromas aparte yo soy astur)

Feliz fin de semana, monsieur

Bisous

Publicar un comentario

GRACIAS Por tu comentario, anímate pronto a escribir de nuevo

LIBROS DE INTERES

Seguidores

 
^ Back to Top