TABERNA ROMANA EN POMPEYA, ABRIRA SUS PUERTAS 2.000 AÑOS DESPUES





En Pompeya se le llamaba “Thermopolium” (termopolio, o taberna), al establecimiento donde se vendía comida caliente y bebida. Uno de los más populares era el de Aselina. En un mostrador en forma de L, había empotradas cuatro grandes tinajas de barro, con tapadera, que contenían la comida o la bebida.

El local se iluminaba con un candil de bronce colgado del techo, que tenía unas campanillas, para ahuyentar el mal de ojo. Apoyada en una base de obra había una escalera de madera, para subir al piso superior, donde estaban las habitaciones para los huéspedes, o para alquilar por horas.
El establecimiento de Aselina, tenía que competir con el termopolio que se encontraba casi enfrente (había un bar casi en cada esquina).


En estas tabernas, se consumían los vinos de la región, cultivados en las ricas villas rústicas, propiedad de las familias más ricas de Pompeya. A veces se engañaba a los clientes echando demasiada agua al vino.Algunos albergues o mesones, ocultaban en la trastienda salones de juego clandestinos, pues el juego estaba prohibido.


El triclinio o comedor
Vía: The independent / 20 de marzo de 2009

Los últimos clientes que estaba en el mostrador en forma de L de la barra más conocida de Pompeya comiendo el bocadillo de la casa -una especialidad de queso al horno cubierta de miel- tuvieron que salir a toda prisa debido a la violenta actividad volcánica. Pero después de una interrupción imprevista del negocio de 1.921 años, la antigua zona interactiva de ocio multitudinaria volverá a abrir mañana (por hoy domingo).




Los visitantes serán conducidos en visita guiada al Thermopolium (snack-bar), una vez propiedad de Vetutius Plácido, y degustar algunos de los alimentos que eran populares antes de la devastadora erupción del Vesubio en el 79 d. C. que sepultó la ciudad bajo 60 pies de ceniza y piedra pómez.
Como ocurre con muchos lanzamientos prominentes, mañana se verá una ceremonia de apertura anticipada para 300 invitados especiales, escogidos al azar para degustar en la cafetería de la sociedad romana, según la agencia de noticias italiana Ansa. La plena apertura tendrá lugar más tarde.
Cuando el Vesubio eruptó durante dos días la mayoría de los ciudadanos murieron en una ola enorme de gas y polvo escaldado que bajaba de los flancos del volcán y envolvía la ciudad.
El Thermopolium, uno de los lugares mejor conservados de Pompeya, se ha cerrado al público durante años con el fin de protegerlo de daños mayores. Pero después de meses de excavación detallada y trabajos de conservación, todos los visitantes podrán pronto entrar y tener una idea de un establecimiento de comida típica romana.




En el interior, como en muchos cafés y bares modernos, los visitantes serán recibidos por un gran mostrador en forma de L, decorado, donde los clientes se quedaban a disfrutar de un almuerzo rápido. Agujeros cilíndricos en la barra contenían frascos de vidrio, o tarros, mostrando los alimentos.


Foto: Mail Online

Los arqueólogos que trabajan en el sitio también se encontraron un tarro lleno de monedas por valor de dos días de ingresos. Especulan con que el propietario lo hubiera dejado en un último intento de salvar su riqueza, mientras huía de la ciudad condenada. El ThermopoliumPompeya lo llamarían el "snacks" o el "lunch Mediterráneo" (de comida ligera), dos milenios antes de convertirse en moda en Gran Bretaña.

 


La doctora Annamaria Ciarallo, bióloga e investigadora del medio ambiente en Pompeya, dijo: "El alimento entonces se basaba principalmente en cereales, verduras, queso y pescado, con sólo un poco de carne. Era muy saludable la dieta mediterránea original".

Pero los ciudadanos sibaritas de Pompeya fueron capaces de resistir todo menos la tentación del dulce lleno de calorías, los postres eran las verdaderas estrellas de la cafetería. Sus creaciones llenas de miel pegajosa y queso "ricotta" son descendientes directos en los cafés de Nápoles hoy en día. Dos de estos platos, el "mostaccioli" y el "globo" se ofrecerán mañana a los visitantes como parte un único acontecimiento especial que marca la restauración de la barra.
La doctora Ciarallo dijo que muchos de los clientes (pompeyanos) del bar tomarían aperitivos y comidas ligeras, así como comida para llevar. "No había mucha ceremonia. A menudo las personas, especialmente los ocupados, habrían comido fuera", añadió.



Para los clientes que preferían sentarse, el Thermopolium tenía un triclinio o comedor con sofás. Fue decorado con una hermosa pintura que muestra la violación de Europa con Júpiter disfrazado de toro. Había un jardín interior o viridarium, ubicado en otra zona de descanso, y que las excavaciones sugieren que alguna vez dió sombra mediante una pérgola cubierta con hojas de parra, y que había flores y hierbas usadas en la cocina que se cultivaban. La casa del propietario y su familia estaban adyacentes a los locales.



El larario, o santuario del hogar, está decorado con columnas corintias. Las pinturas murales representan a los dioses del hogar y el espíritu de compañía personal, llevandose a cabo un sacrificio en el altar. Mercurio, el dios del comercio, y de Dionisio, el dios del vino, también están pintados en el santuario.

Fuentes : 

14 Comentarios:

David Pardo dijo...

Vamos a tomarnos unas gordas??? jeje

La Dame Masquée dijo...

Uy, que rico, queso al horno cubierto de miel. Tengo que volver a Pompeya! Menudo ambientillo, qué bien vivian los romanos. Y como nos seguimos reconociendo en ellos!

Encantadora entrada la de hoy, monsieur.

feliz dia

Bisous

Felix Casanova Briceño dijo...

CALISTOR...

Y es que en el fondo nada ha cambiado mucho en nuestra forma de ser, tan solo la tecnología. Aquello de que había un bar en cada esquina no se a que me sonará, no se, no se. Por otro lado es muy apreciable el la forma en que se han conservado estos restos arqueológios, sin duda las cenizas ayudaron en esto, sin desdeñar la labor de los investigadores. Todo un post lleno de queso, miel, buen vino y deliciosas tapitas para paladear en esa barra en forma de "L" que invitaba a las discusiones de la época...

Un abrazo

Noelia dijo...

Qué hambre me está entrando... Sí que tenían buen gusto los pompeyanos. Muy buen artículo, Calistor.

Un abrazo :)

Grandolina dijo...

Hola Calistor!
Me gusta la forma que has presentado la noticia, y las imágenes son
un buen reclamo para viajar a Pompeya. Sin duda era muy sana la dieta mediterranea, y fijate que siglos despues seguimos con ella, lo que me confirma mi teoria que es muy poco lo que hemos descubierto.
Perdon por mi ausencia, veo que tienes tela de post, sin duda eres un bloguero excelente, voy a ver si tomo nota.

Un beso

Tani dijo...

Querido Calistor, antes que nada te felicito por este pot tan ien documentado y complementado de forma extraordinaria con las imágenes.
Como bien dices no mucho ha cambiado, pero debe se runa experiencia singular estar en esa taberna antigua, viendo y tocando cosas tan antiguas que,sin duda, deben remover emociones y pensamientos.
Un beso amigo

Gladys dijo...

Excelente post Calistor, el día de hoy he ampliado un poco más mis conocimientos con respecto a Pompeya, me llamó mucho la atención el tema de la alimentación que llevaban y sobre lo que hacian con el vino (eso de rebajarlo con agua no se hace eeeeh muy mal, muy mal)creo que las cosas no han cambiado mucho que digamos, los fraudes se siguen comentiendo de ayer y siempre.

Saludos!

Calistor dijo...

David las que hagan falta, no se vosotros pero con este articulo, a quien no le apetece tapear toda la mañana. No se si por ahi fuera el concepto TAPA, se conocerá como aquí.

Calistor dijo...

Madame y Felix, muchas veces algún pequeño empresario te comenta, "es que los negocios se suelen siempre cerrar tras una barra", a tono como de descubrirte algo, esto los romanos lo tenían mas que claro.

Calistor dijo...

Noelia como dice el articulo, sentarte en un café de Napoles por la mañana y con un buen cafetito, algo de resposteria bien dulce y luego a bajarlo paseando por Pompeya, un placer vamos.
Me alegra verte de nuevo.

Calistor dijo...

Grandolina asi luego se os ve con mas gana, :D .

Cada zona tiene su cocina, pero la Mediterránea si destaca por algo es su gran variedad y lo bien que se complementa, luego como todo, nos volvemos locos por cualquier producto fuera de nuestra tierra.

Calistor dijo...

Tanto Gladys como Tani, no se si habréis venido alguna vez a la vieja Europa, pero si para los que estamos aquí cerquita de Italia ya conocerla es algo fantástico, no quiero pensar para los que residís tan lejos, lo impactante que pueda ser.

Tani dijo...

Nunca he estado ahí, amigo, pero es un destino muy deseado, y claro, esa experiencia debe ser fenomenal. Buen día cielo

Gladys dijo...

No he tenido la oportunidad de visitar Europa Calistor, algún día lo haré eso no lo dudes pero te aseguro que América también es un lugar precioso y también sería algo impactante para la gente de Europa el conocer lo que fue nuestra antigua civilización, hay lugares mágicos que vale la pena visitar.

Besos!

Publicar un comentario

GRACIAS Por tu comentario, anímate pronto a escribir de nuevo

LIBROS DE INTERES

Seguidores

 
^ Back to Top